La 128a Feria de Importación y Exportación de China, también conocida como la Feria de Cantón, arrancó en Guangzhou, provincia de Guangdong, en el sur del país, el 15 de octubre de 2020.

La 128a Feria de Importación y Exportación de China, o Feria de Cantón, inauguró su versión digital el jueves. Es la segunda vez que el evento comercial internacional más grande del mundo adopta este esquema desde el brote de COVID-19. Aunque todavía está sujeto a muchas limitaciones respecto al modelo de exposiciones in situ, esta segunda edición viene mejorada respecto a la primera.

Como la exhibición es completamente en línea, las empresas están obligadas a adaptarse. Sin embargo, en general, la marca de la feria mantiene su gran prestigio y cumple su rol de mayor plataforma de comercio internacional mejor que en la edición virtual anterior.

Al igual que la edición en junio, la comercialización de bienes de consumo y necesidades diarias es la más activa, ya que las transacciones en línea de maquinaria y equipos grandes pueden estar sujetas a ciertas restricciones. Si bien la feria aún puede garantizar las exigencias de sus antiguos clientes en cuanto a tratos incluso bajo el impacto del virus, es posible que los nuevos también se sientan atraídos por el portal y obtengan ayuda para buscar acuerdos, siempre que este tenga un mejor diseño. Una vez que sus servicios convenientes y estables generen credibilidad entre las empresas recién llegadas, el modelo de convenios virtuales replicará en su totalidad el esquema anterior en el sitio.

A partir de la exploración y experiencia de la primera feria digital en junio, se espera que la actual avance en operatividad y logre óptimos resultados. Los adelantos realizados bajo la presión de la epidemia también podrán satisfacer los requerimientos de clientes de mayor peso.

Incluso después de la crisis, la combinación en y fuera de línea continuará y mejorará aún más. Los ajustes hechos por la mayor exposición de comercio exterior del mundo reflejan el esfuerzo del Gobierno y las empresas chinas para responder activamente al desafío de la débil demanda externa.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) modificó recientemente su pronóstico de caída del comercio mundial de bienes a un 9,2 % en 2020, frente a un 12,9 % anterior. De hecho, este ha tenido un mejor desempeño en general a medida que se relajan los bloqueos y la actividad económica gana impulso, pero los desafíos persisten.

Entre ellos, el principal es que las mayores economías del mundo, excepto China, se han visto afectadas por la epidemia y la menor de demanda dada la contracción del crecimiento y los pedidos. Además, el proteccionismo comercial ha interrumpido algunos acuerdos normales y ha traído muchos problemas al mercado.

Sin embargo, ante este impacto negativo, el avance del comercio exterior de China en el tercer trimestre muestra la resistencia de la economía. La recuperación revela que el apoyo gubernamental ha servido en parte. La competitividad de las compañías mejora. Su capacidad para expandir mercados y aprovechar oportunidades se ha fortalecido. A medida que la demanda externa levanta cabeza, China puede aprovechar esta ocasión para incentivar las exportaciones. A juzgar por la situación actual, se espera que su intercambio comercial aumente aún más en el cuarto trimestre.