El virus atacará Europa con más fuerza “en octubre y noviembre", señaló el lunes el director para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Hans Kluge”.

"Va a ser más duro. En octubre, en noviembre, se verá una mortalidad más elevada", declaró el médico belga, en momentos en que el viejo continente reporta un incremento de casos aunque el número de muertos se mantiene.

Kluge quiso atenuar un poco lo dicho con un mensaje positivo acerca de la epidemia que "va a detenerse en cualquier momento".

La agencia para Europa se reúne el lunes y el martes con los 55 Estados miembros para discutir una respuesta frente al virus y trazar una estrategia quinquenal.

"No sabemos si la vacuna será eficaz para todos los sectores de la población. Recibimos algunas señales de que lo sea para algunos pero no para otros", agregó.

"El fin de esta pandemia será cuando, como comunidad, aprendamos a vivir con ella y eso depende de nosotros. Es un mensaje muy positivo", apuntó.

Los casos han aumentado vertiginosamente hace varias semanas en Europa, especialmente en España y Francia.

Las 55 naciones de la OMS Europa reportaron el viernes 51 000 nuevos casos, una cifra superior a los picos de abril, según datos de la organización, mientras que la cifra de fallecidos sigue entre 400 y 500, como a principios de junio.

En cuanto a la respuesta de los países, Kluge destacó que es crucial basar la respuesta "en datos epidemiológicos y de salud pública".

"La OMS recibió críticas en varias oportunidades, pero comunicar algo que no conocemos en su totalidad es muy, muy difícil", sostuvo. "Para algunos, hacemos poco; para otros, vamos muy lejos”, explicó.

"En ciertas naciones, vemos que la política se impone a los científicos. Y en otros, vemos que la gente duda de la ciencia. Es muy peligroso", concluyó.