Negocios cerrados el 11 de junio en San Francisco, California, Estados Unidos.

El PIB de Estados Unidos podría contraerse dos dígitos en el segundo trimestre, predijeron los economistas, y algunos anticipan que la caída será de más del 30 %.

La magnitud del retroceso evidenció el mal manejo de la pandemia por parte de Washington y el costo de crear tensión con las principales economías del mundo, en particular con China, proveedor de productos asequibles que lo ayudan a incentivar su consumo, señalaron los analistas.

El reciente aumento de casos en el país norteamericano ha frenado significativamente la recuperación económica para el año, lo que ha obligado a tiendas y fábricas a cerrar nuevamente y a los consumidores a quedarse en sus hogares. Algunos indican que el 2020 podría ser el peor año para la economía estadounidense desde 1940.

"El mercado espera que el PIB baje en dos dígitos para el período de abril a junio. El descenso podría ser de más del 30 % dado que las consecuencias de la pandemia afectan todos los aspectos de la economía estadounidense, desde el consumo hasta la inversión y el comercio", sostuvo Tian Yun, subdirector de la Asociación de Operaciones Económicas de Beijing, el jueves.

Gao Lingyun, experto de la Academia China de Ciencias Sociales, coincidió en que la economía de Estados Unidos experimentaría un desplome de dos dígitos en el segundo trimestre y añadió que podría superar al de1940.

"Los indicadores de consumo mostraron signos de mejora en junio, en parte gracias a las medidas de estímulo del Gobierno, pero eso no compensa las pérdidas de mayo y abril. La economía estadounidense está sumida en una recesión", sentenció Gao el jueves.

El gasto del consumidor representa alrededor del 70 % de la actividad económica del país. En junio, las ventas minoristas sumaron $ 524 300 millones, frente a los $ 487 700millones en mayo, volviendo casi a los niveles previos a la crisis sanitaria, según datos del departamento de Comercio.

Estados Unidos reabrió su economía desde mediados de mayo, pero los analistas dijeron que una verdadera recuperación económica en el tercer trimestre, liderada por el consumo, podría verse golpeada por el resurgimiento del virus en el sur y oeste de la nación.

La epidemia está lejos de estar bajo control. El miércoles, la cifra de muertes alcanzó las 150 034, la más alta del mundo, según la Universidad Johns Hopkins.

El presidente Donald Trump no ha mostrado liderazgo dado el bajo desempeño económico en la primera mitad del año y la propagación del coronavirus en el territorio, opinó Li Yong, vicepresidente del Comité de Expertos de la Asociación China de Comercio Internacional.

"El alcance de su reactivación este año depende de cuánto tiempo le tome a Washington frenar efectivamente el avance del virus. Pero las posibilidades de un rápido repunte al nivel previo a la epidemia el 2021 son muy débiles, y ello impactará en la recuperación económica global", destacó Gao.

Con la administración de Trump, la economía también ha sido víctima del impulso temerario de Washington de separarse de China y crear tensión en sus relaciones, mencionaron los analistas.

Li apuntó que la economía estadounidense del segundo trimestre no ayudará a Trump en las próximas presidenciales, y eso solo si no destruye por completo su reputación. "Como la Casa Blanca ha utilizado las herramientas macroeconómicas hasta el punto de ya no generar los efectos deseados, Trump y sus asesores pueden centrarse en culpar a China para ganar votos".

La guerra comercial que ya dura meses entre las dos economías más grandes del mundo también ha afectado a los consumidores y fabricantes estadounidenses, obligándolos a asumir los costos de elevados aranceles, explicó Gao.

En el primer trimestre, el PIB de Estados Unidos, bajó 4,8 %.