El fin de semana, la ciudad de Nueva York sucumbió ante una serie de tiroteos que dejaron 3 muertos y alrededor de 20 heridos, en medio de un aumento de la violencia con armas de fuego.

Erica López, una joven de 19 años falleció de un disparo en el estado de Connecticut, realizado desde un vehículo la noche del viernes tras una pelea en un bar, informó el diario New York Post.

Su novio de 21 años resultó herido en el incidente, indicó el medio.

Los otros dos decesos pertenecen a un hombre de 23 años y a una mujer de 39, tiroteados la tarde del sábado en la zona de East New York (Brooklyn), al parecer por un individuo con una chaqueta larga y una peluca rubia, que se acercó a ellos cuando estaban sentados en la entrada de un edificio, reportó el medio digital AmNY.

Desde del viernes, se han registrado cerca de 20 de estos actos en la ciudad, el más reciente esta madrugada en una fiesta en el popular barrio de Williamsburg (Brooklyn), donde una mujer de 30 años recibió un impacto de bala en la cabeza, y un hombre de 31 tres en el cuerpo.

El sábado, un sujeto de 26 años recibió otro en la espalda y la pierna en la entrada de un edificio en Upper West Side (Manhattan) y esa misma noche un joven de 20 años pasó por mismo en Central Park.

La escala de violencia no tiene parangón desde 1996 el mes de junio, con 125 tiroteos en 3 semanas, el doble respecto al mismo periodo el año pasado. Una tendencia "preocupante", destacó el alcalde Bill de Blasio.

El burgomaestre descartó que tenga que ver con la reforma policial a nivel local y estatal tras las protestas antirracistas por la muerte del afroamericano George Floyd, que reclaman además un corte en los fondos de la institución de 1000 millones de dólares.

Los expertos destacan varios factores que pasan por la pandemia que ha forzado al sistema penitenciario a liberar a miles de prisioneros por precaución, y a la reforma legislativa sobre fianzas, que impide mantener en custodia antes de juicio a los imputados de ciertos cargos.