El primer grupo de más de 800 personas varadas en la provincia de Hubei, la más afectada por la epidemia de la neumonía COVID-19, llegó a Beijing el miércoles por la tarde, después de que Hubei levantara las restricciones al transporte saliente en todas las áreas, excepto en su capital, Wuhan.

El traslado se llevó a cabo de una manera bien organizada y de punto a punto, explicó Chen Bei, subsecretaria general del Gobierno municipal de Beijing, en una conferencia de prensa.

Más de 20.000 profesores y estudiantes de diferentes escuelas y universidades de la capital china todavía permanecen en Hubei, según Chen.

La funcionaria añadió que aquellos que tienen una residencia fija en Beijing pueden solicitar el regreso a sus hogares, de lo contrario aún deberán esperar las disposiciones que se tomen después de que se anuncie el inicio del nuevo semestre.