Mientras la epidemia del coronavirus continúa en China, el crecimiento económico del país ha captado la atención pública. A continuación, conozcamos la opinión de los expertos sobre el tema.

Empleados trabajan en la planta de Autopartes Faurecia (Chongqing), una empresa mixta sino francesa en la Zona de Desarrollo del Aeropuerto en Chongqing, municipalidad de Chongqing, el 12 de febrero de 2020.

El nuevo coronavirus tuvo un impacto limitado en el crecimiento del PIB de China en el primer trimestre del año y no alterará su situación actual y curso de desarrollo, indicó Li Feng, decano adjunto del Instituto Avanzado de Finanzas de Shanghai.

Li apuntó que la economía se recuperará con la política de macrocontrol en el segundo trimestre.

Una maestra de secundaria ofrece clases en línea en Handan, provincia de Hebei, el 10 de febrero de 2020. Los colegios en China han pospuesto el inicio del semestre debido a la epidemia del nuevo coronavirus.

El brote del nuevo coronavirus ha afectado a algunos sectores, pero también ha creado nuevas oportunidades de consumo digital en compras, entretenimiento y educación, resaltó LiuMingdi del Banco de Inversión de UBS.

Al igual que el avance del comercio electrónico tras la aparición del SARS en 2003, el COVID-19 ha digitalizado nuestra vida diaria y ha brindado un escenario para el uso de tecnologías como los grandes datos, la inteligencia artificial y la nube, manifestó Liu.

Un empleado guía un buque de carga procedente de Sudamérica a su llegada aQingdao, provincia de Shandong, la semana pasada.

El efecto del virus en la economía china será a corto plazo y limitado en su avance a largo término, opinó Wang Chenwei, investigador asociado de la Academia de Investigación Macroeconómica.

Trabajadores comunitarios distribuyen verduras envasadas a los residentes de del vecindario Huiyuetiandi en Wuhan, capital de la provincia de Hubei, en China central, el 11 de febrero de 2020.

Vemos la contracción de la demanda durante este periodo, pero la recuperación llegará después para impulsar el repunte económico de China, dijo Yang Liqiang, investigador asociado de la Universidad de Negocios y Economía Internacionales.

Se espera que la mejora se perciba en la segunda mitad del año, añadió.

Además, el gobierno puede tomar medidas como la reducción de impuestos y el otorgamiento de subsidios para incentivar aún más el consumo, apoyar a las empresas de servicios en la reanudación de la producción y aliviar las presiones de empleo, y proporcionar respaldo político a las fábricas y firmas de comercio exterior afectadas.

La optimización y reforma del sistema de prevención y control de enfermedades, así como el desarrollo de industrias afines tras el paso del brote, también se convertirán en un importante motor de crecimiento económico, dijo Yang.

Un trabajador médico analiza nuevas muestras de coronavirus en el laboratorio “Ojo de fuego” en Wuhan, provincia de Hubei, el 6 de febrero de 2020.

El freno de la enfermedad es la forma más efectiva de reducir su repercusión económica, sostuvo ShengChaoxun, subdirector del instituto industrial de la Academia de Investigación Macroeconómica de China.

China debería incubar nuevos ramos pilares para avanzar en conocimientos y desarrollar industrias intensivas en tecnología, incluida la automatización de oficinas, inteligencia artificial, atención médica, nuevas energías y materiales avanzados, así como satisfacer las exigencias de la 5G, vehículos inteligentes conectados, comunicación cuántica, comercio electrónico, salud y educación en línea, explicó.

Además, el país debe acelerar la construcción de nueva infraestructura a partir de la nueva generación de tecnología de la información, con el apoyo a los diferentes sectores y a la sociedad en la creación de redes y en la digitalización.

Trabajadores médicos se comunican a través de la ventana en el Hospital Municipal de Zhangzhou en Zhangzhou, provincia de Fujian, sureste de China, el 2 de febrero de 2020.

El pronóstico principal es una reactivación rápida de la economía china a medida que las fábricas se preparan para recuperar el tiempo perdido y los depósitos se reabastecen, dijo la directora gerente del Fondo, KristalinaGeorgieva.

"En términos de escenarios, el más probable ahora es un impacto en forma de V. En otras palabras, un fuerte descenso de las actividades económicas en China, seguido de una rápida recuperación y un impacto total en el país relativamente contenido, al igual que su efecto en la economía mundial", acotó.

Brazos robóticos pintan un automóvil en la planta de BYD en Xian, provincia de Shaanxi, el 25 de diciembre de 2019.

"Afectada por el nuevo coronavirus, la inversión saliente de China debe observarse más en línea con el progreso del control del virus a finales de este año", recalcó LolettaChow, líder global de EY China OverseasInvestment Network.

Los inversores chinos deben estar completamente preparados y prestar atención a los sectores que apoyen el ajuste estructural, la transformación y la mejora, como las telecomunicaciones, la información y la tecnología, salud y ciencias de la vida y manufactura de avanzada, indicó.