Médicos verifican la salud de un paciente en el hospital Leishenshan o "Montaña del dios del trueno" en Wuhan, provincia de Hubei, centro de China, el 9 de febrero de 2020.

El personal médico que trabaja con enfermos del nuevo coronavirus en salas de aislamiento y en la unidad de cuidados intensivos en Wuhan, provincia de Hubei, deben estar disponibles las 24 horas del día.

Han Ding, vicepresidente del hospital de la Facultad de Medicina Unión de Beijing, declaró que estos no pueden dejar a los pacientes en la ciudad foco del brote.

Cada enfermera labora turnos de 4 a 6 horas y los médicos de 6 a 8, confirmó Han, y agregó que en realidad trabajan porque deben resolver los problemas que ocurren entre cada turno.

Para protegerse en los cuartos de enfermedades infecciosas, el personal médico usa máscaras, gafas, guantes y batas protectoras, y no pueden comer, beber o usar el baño durante sus turnos, explicó.

Antes de comenzar la jornada, reciben alimentos ricos en calorías como chocolate y huevos para evitar el hambre.

Zhou Jun, jefe del partido del hospital de Amistad China-Japón, dijo: "Normalmente, el personal podía ir al baño, pero ahora el tiempo es tan valioso que permanecen en sus puestos siempre".

Toma mucho tiempo ponerse y quitarse la ropa protectora, y otros materiales no pueden desperdiciarse porque no hay suficientes, afirmó.

Ma Xin, vicepresidenta del hospital Huashan afiliado a la Universidad de Fudan, sostuvo que el centro ha brindado pañales en buena cantidad a cada miembro del equipo, pero son pocos los que realmente los necesitan.

"Con el traje protector, uno se moja la piel y luego ya no necesita orinar mucho", dijo.

El uso de máscaras y gafas de manera permanente produce marcas e incluso cicatrices en la nariz y mejillas, agregó.