Un trabajador médico prueba nuevas muestras del nuevo coronavirus en el laboratorio “Ojo de fuego” en Wuhan, provincia de Hubei, el 6 de febrero de 2020.

Un laboratorio, establecido por empresas estatales de gestión central en Wuhan, epicentro del brote del nuevo coronavirus, ayudará a la región a acelerar las pruebas de detección, según información publicada por el principal regulador estatal de activos del país.

"Huoyan" es un proyecto del gobierno local, empresas estatales de administración central y otras instituciones. Cuenta con una superficie de unos 2000 metros cuadrados y es capaz de analizar 10 000 muestras al día. La semana pasada, inició operaciones, anunció la Comisión de Supervisión y Administración de Activos de propiedad estatal del Consejo de Estado.

El ente sostuvo que el laboratorio brindará apoyo suficiente a Wuhan y a las ciudades circundantes en dicha tarea.

Su construcción arrancó el 29 de enero, así lo manifestó la empresa Ingeniería Segunda, subsidiaria de la Constructora de Comunicaciones de China. Casi 300 trabajadores participaron en la obra con más de 20 vehículos.

Eléctricos Schneider de China suministró dos equipos de alimentación ininterrumpida trifásica de la serie Galaxy VM y envió expertos para colaborar con la operación del nuevo laboratorio 24 horas en Wuhan.

Para satisfacer sus necesidades, la firma trasladó los aparatos desde Changsha, en la provincia central china de Hunan, y los envió a Wuhan en un día, de acuerdo al comunicado.

Dado que los equipos requieren un suministro de energía continuo de 24 horas para mejorar la eficiencia en la detección, con una alta estabilidad y confiabilidad, su instalación estuvo lista durante la noche y permanecerá in situ para garantizar la provisión energética sin alteraciones.

Schneider sostuvo que responderá a los requerimientos futuros del centro "Huoyan" y proporcionará soporte continuo de operación y mantenimiento.