Hace poco salió a la luz la primera casa de campo cero energía de China, en la localidad de Weishanzhuang, distrito de Daxing en Beijing.

El inmueble obtuvo el reconocimiento en la Conferencia Nacional de Construcción de Energía Casi Cero 2019, celebrada recientemente en Zhengzhou, capital de la provincia central china de Henan, y organizada por la Academia de Investigación de Construcción de China, la Alianza de Construcción Pasiva de China y el Comité de Construcción de Energía Cero de la Sociedad de Arquitectura de China.

Un termómetro muestra la temperatura interior de 22 grados centígrados y una humedad cercana al 50 % en la residencia.

Sin equipo de calefacción, el edificio de 400 metros cuadrados puede mantener una temperatura ambiente de 22 grados centígrados y una humedad interior cercana al 50 %, incluso cuando en el exterior es de 0 grados, gracias a la energía solar y a la renovación de su techo y paredes.

La instalación de 14 láminas delgadas fotovoltaicas en el techo de una habitación entre la puerta y la sala de estar garantiza una excelente iluminación natural y la generación de electricidad, explicó Chen Kexin, empleado de Arquitectura e Ingeniería Tianjin, diseñador y constructor del inmueble.

Junto con los paneles, las tejas solares del gigante chino de la energía solar Hanergy, en 96,4 metros cuadrados del techo, pueden producir energía para todos los equipos eléctricos del edificio.

Además, se utilizó una capa aislante de al menos 50 centímetros de grosor en el techo, las paredes y el suelo. Es como una colcha de algodón caliente, lo que significa que el calor en su interior no escapa fácilmente.