Tras conocerse la decisión del príncipe Harry y su esposa Meghan de renunciar a parte de su estatus real, la reina Isabel II convocó el lunes una reunión familiar para tratar el asunto, informaron medios locales.

Asimismo, junto al príncipe de Gales, el duque de Cambridge y el mismo Harry discutirán el futuro de la finca Sandringham, según informes de Sky News y The Observer.

Meghan, quien se encuentra en Canadá junto con su hijo Archie, participará en el encuentro por teléfono si la diferencia horaria lo permite, añadieron los reportes periodísticos.