FOTO: BBC

Un “reality” español puso sobre la mesa el tema del abuso sexual durante una de sus emisiones con imágenes que mostraban el supuesto delito, actualmente en investigación penal.

Carlota Prado no puede contener las lágrimas al ver el video. Todo sucede en el "confesionario" de la casa del concurso "Gran Hermano", un lugar donde los participantes conversan con una voz en off -un productor del programa- llamado "Súper".

La grabación tuvo lugar hace 2 años por Zeppelin, la productora de la emisión de telerrealidad en España, pero nunca salió al aire en el programa "Gran Hermano Revolution".

En otro video, obtenido por el diario digital El Confidencial, Prado se gira dos veces antes de llorar y pide un calmante. "Tengo el corazón a mil", dice.

El hecho ocurrió el sábado 4 de noviembre de 2017. La noche anterior, los concursantes habían estado en una fiesta con una gran cantidad de alcohol. José María López, con quien Prado mantenía una relación en el programa, la ayudó a acostarse.

Cuando López quiso iniciar intimidad, ella respondió "No, no puedo" y luego cayó en la cama. López está acusado de penetrarla mientras dormía en un presunto asalto que duró cinco minutos.

Él negó lo ocurrido. En el país europeo, el abuso sexual se da cuando un hombre tiene relaciones sexuales no consensuadas con una mujer, sin utilizar la violencia ni la intimidación.

La dirección del “reality” ofreció su apoyo, pero resulta inquietante que en un lugar lleno de cámaras nadie se percatara del tema y, si lo hicieron, ¿por qué no se tomaron medidas? ¿Por qué se somete a la víctima desprevenida en el confesionario con imágenes de la presunta agresión?

Fuentes de Zeppelin declararon a la BBC que se cometieron errores, que aunque hubo sospechas sobre el accionar de López, también hubo dudas porque era un tema de pareja.

Tras varios minutos, el productor de guardia dijo una palabra clave en el altavoz para que López se parara, luego el reporte dio pié a su expulsión al día siguiente.

Zeppelin resaltó que Prado recibió ayuda psicológica y fue llevada a un hotel para que pudiera digerir lo que le habían mostrado en un ambiente protegido.

Mediante un comunicado el miércoles, Zeppelin apuntó que reforzaría el tema de vigilancia para lidiar con "cualquier situación en la que se abusa de los derechos", así también anunció la prohibición de alcohol en las emisiones.

El caso causó revuelo y varias empresas anularon sus acuerdos de publicidad con "Gran Hermano" en España la semana pasada.

Para Elena Hermo, psicóloga de Adavas, una ONG que ayuda a mujeres víctimas de violencia sexual y de género, el programa es culpable por partida doble. Primero, por no entender que Prado fue víctima de un posible asalto, y luego por enfrentarla al video sin consultarlo con ella antes.

El juez encargado de la causa concluyó que hubo pruebas del delito, pendiente de juicio.

Por su parte, Prado publicó un video en su cuenta de Instagram esta semana agradeciéndole a la gente su apoyo mediante la campaña #CarlotaNoEstasSola.