El presidente Donald Trump amenazó este martes 13 de agosto con retirar a los Estados Unidos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) si las condiciones no mejoran.

"Nos iremos si es necesario", aseguró Trump ante una audiencia de trabajadores en una planta química de Shell en Pennsylvania.

"Sabemos que nos han estado fastidiando durante años y no volverá a suceder", fueron sus palabras.

Trump ha convertido a la OMC en el blanco de muchos ataques anteriores, y amenazó antes de retirarse, alegando un trato injusto hacia Estados Unidos y anticipando que Washington no tiene que cumplir con las decisiones de la OMC.

Es especialmente crítico con los términos otorgados a China cuando se unió a la organización, dadas las quejas de Estados Unidos sobre el robo chino de tecnología estadounidense.

Sin embargo, Estados Unidos tiene un historial exitoso de disputas ganadoras mediadas por el organismo comercial mundial.

Al pedir reformas a las reglas de la institución, la administración Trump también ha paralizado su trabajo de manera efectiva.

Al bloquear el nombramiento de nuevos miembros a la parte del panel de apelaciones del Órgano de Solución de Conflictos que arbitra las disputas, el sistema se detendrá a finales de año.

Chad Bown, un experto en comercio del Instituto Peterson de Economía Internacional, comentó que los movimientos que debilitan a la OMC han causado "daños duraderos", y no todos podrán revertirse.