Philip Manshaus, quien también es sospechoso de haber asesinado a su hermanastra adolescente, no habló durante la audiencia, y su abogado defensor Unni Fries aclaró que "usará su derecho de no explicarse por ahora".

Manshaus, de 21 años, tenía moretones oscuros alrededor de los ojos y rasguños en la cara y el cuello.

Fue arrestado el sábado después de ingresar a una mezquita en el suburbio de Baerum, donde tres hombres se preparaban para las celebraciones del domingo Eid al-Adha, reportó la policía.

Manshaus se declaró inocente de las acusaciones de haber llevado a cabo el asalto, según su abogado.

Un hombre de 75 años resultó lesionado en uno de sus ojos luego de que derribara al atacante y lo mantuviera sometido hasta que llegó la policía.

Mohammad Rafiq recordó su acción heroica y relató: "Comenzó a disparar a ambos hombres antes de que pudiera someterlo”.

"Entonces tomé la pistola y la tiré a la basura, "fue ahí cuando me enterró todo su dedo en el ojo", añadió.

Después del ataque, la policía allanó la casa de Manshaus y encontró el cuerpo de su hermanastra de 17 años. Otro asesinato probablemente de su autoría, sospechan las autoridades.

Fries declinó hacer comentarios sobre informes de que su cliente estaba "inspirado" por los ataques a la mezquita de Christchurch en marzo que mataron a 50 personas.

Conocidos y vecinos se refirieron a Philip Manshaus como un joven normal, pero advirtieron que su comportamiento había cambiado en el último año. De acuerdo con la radiotelevisión pública NRK, se había vuelto muy religioso y había adoptado puntos de vista cada vez más extremistas.

Dagbladet, uno de los periódicos más grandes de Noruega, señaló que el día del ataque Manshaus escribió en redes sociales que había sido "elegido" por Brenton Tarrant, el hombre acusado de los ataques en Nueva Zelanda.

El nombre de la mezquita de Oslo, el Centro Islámico al Noor, es similar a uno de los lugares atacados en Christchurch en marzo: la mezquita Al Noor.

El Tribunal de Distrito dictaminó que el sospechoso puede ser retenido durante cuatro semanas, mientras continúa la investigación. Sobre él pesan los cargos de terrorismo y homicidio.