La Estación Espacial de China tiene previsto acoger 9 proyectos científicos de 17 países en una amplia gama de áreas de investigación, así lo anunció el miércoles en Viena, Austria, la Agencia China de Servicios Espaciales y la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior.

El propósito del programa científico conjunto es "beneficiar a toda la humanidad"

La Estación Espacial de China está preparada para llevar a cabo 9 proyectos científicos de 17 países en una amplia gama de áreas de investigación, que incluyen ciencias de la vida espacial y biotecnología, física de la microgravedad y astronomía, así lo anunciaron el miércoles la Agencia China de Servicios Espaciales y la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior (UNOOSA por sus siglas en inglés) en Viena, Austria.

Es la primera vez que una misión espacial china invita a todos los miembros de la ONU a realizar experimentos, y representa todo un hito en el avance del programa espacial tripulado del país desde su desarrollo independiente hasta la cooperación global, sostuvo Lin Xiqiang, director adjunto de la agencia.

Su superior, Hao Chun, indicó en el evento que a China "le complace" contar con el trabajo de científicos de diferentes nacionalidades y antecedentes culturales en la estación de la nación asiática.

"El propósito del programa espacial tripulado de China es beneficiar a toda la humanidad mediante el uso pacífico del espacio exterior, propósito que va en línea con los valores de la UNOOSA. La Agencia Espacial Tripulada de China está dispuesta a adherirse a los principios de igualdad, beneficio mutuo y desarrollo común, y continuar el intercambio con otros países y regiones comprometidos con este fin", destacó Hao.

China y los participantes firmarán acuerdos de colaboración a fines de 2019 y se espera que la estación inicie operaciones más o menos en 2022. La agencia continuará trabajando estrechamente con el organismo de la ONU y abrirá una segunda ronda de peticiones en el momento oportuno.

Hao y Simonetta di Pippo, directora de la UNOOSA, dieron a conocer los 9 planes durante una ceremonia.

Di Pippo manifestó que la propuesta ayudará a acortar la brecha para millones de personas en el mundo que no tienen acceso a la exploración espacial.

"Es un gran ejemplo de que China y otras naciones trabajan juntas para permitir que un número cada vez mayor de países y su gente aprovechen los beneficios espaciales, en apoyo al cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU", rescató.

Agregó que la colaboración de la UNOOSA con la agencia china va más allá de este programa. "Colaboraremos juntos para crear un esquema aún más accesible para las naciones en desarrollo", señaló.

Wang Qun, representante permanente de China en la oficina espacial en Viena, describió la iniciativa como una "manifestación vívida" de la aceptación del multilateralismo, la inclusión y la apertura de China, así como su compromiso con el desarrollo sostenible.

"El sector espacial chino necesita de la cooperación internacional, incluida aquella en el marco de las Naciones Unidas y está comprometido con la misma", afirmó Wang.

Científicos de 23 entidades en 17 países realizarán experimentos en tumores y microorganismos en condiciones de microgravedad; inestabilidad de llamas; estudio espectral del gas nebular; la secuela del POLAR, un detector compacto de la polarización de las explosiones de rayos gamma, y el desarrollo de baterías solares para uso espacial.

Estos estudios son importantes para mejorar la comprensión del origen del cáncer y la infección bacteriana debido a la exploración espacial a largo plazo en el personal, proporcionarán una base teórica para la seguridad contra incendios en el espacio y para el desarrollo de una fuente de energía más eficiente, resaltó Liu Congmin, subjefe del diseño del sistema de uso espacial.

La estación ofrecerá plataformas externas para cargas útiles experimentales y 16 equipos dentro de la cabina para 11 disciplinas como medicina espacial, ciencias de la vida, física de microgravedad y ciencia de materiales.

Los postulantes seleccionados también podrán traer sus propias instalaciones o carga útil dentro o fuera de la estación, y China ayudará a transportarlas y ensamblarlas en órbita, acotó Liu.

Foto de archivo: Módulo central de la Estación Espacial de China.

La implementación de las instalaciones experimentales avanza sin problemas. La etapa de desarrollo principal de los bastidores en la cabina central ya ha finalizado y los investigadores han superado todas las dificultades técnicas claves para completar la segunda cabina, agregó.

La Agencia Espacial Tripulada de China y la UNOOSA firmaron un memorando de entendimiento en 2016, que apunta a desarrollar las capacidades espaciales de los miembros de la ONU con oportunidades para volar en la Estación Espacial China, que se espera orbite la Tierra en 2022.

Ambas entidades invitaron a los miembros de la ONU en mayo de 2018 y recibieron 42 proyectos de 27 países desarrollados y en desarrollo en diferentes campos y niveles técnicos.

El panel de evaluación, compuesto por expertos y académicos de varias universidades e instituciones de investigación, con un 20 % de ellos del extranjero, revisó conjuntamente las propuestas y escogió 9, apuntó Lin.

"La Estación Espacial China pertenece no solo a China, sino también al mundo. Su finalización brindará mejores 'soluciones chinas' y aumentará el aporte del país al desarrollo económico y social de la humanidad", recalcó.