Los detalles del acuerdo alcanzado por Estados Unidos y México para la no imposición de aranceles se habían mantenido en secreto hasta que el martes, el presidente estadounidense, Donald Trump, reveló en un descuido la carta libre de Washington para, luego de 45 días, evaluar si los esfuerzos de su vecino del sur para frenar la migración rindieron frutos.

Al parecer, México se habría comprometido a ejercer un mayor control si Estados Unidos no resulta convencido con las medidas ya propuestas: 6000 efectivos de la Guardia Nacional en la frontera sur y una política más amplia de retorno de migrantes centroamericanos mientras Washington examina sus pedidos de asilo.

Si luego de 45 días, el Gobierno estadounidense determina unilateralmente que los esfuerzos no fueron satisfactorios, el documento indica: “el Gobierno de México tomará todos los pasos necesarios bajo sus leyes para hacer cumplir el acuerdo”. Sin embargo, no queda claro qué es lo que tendría que hacer.

En Twitter, el mandatario estadounidense escribió: “¡La mayor parte del acuerdo con México no ha sido revelada!”, luego que el lunes México adelantara las líneas generales del pacto.

Su canciller, Marcelo Ebrard, no respondió sobre lo revelado por Trump en una rueda de prensa en Ciudad de México, donde presentó un informe de las negociaciones en Washington que entregará al Senado.

“Aquí está todo, absolutamente, lo que hay, todo. No hay nada más que no esté en este informe”, recalcó y defendió nuevamente el entendimiento logrado.

El viernes ambos países firmaron un convenio que evita la imposición de tributos a todos los bienes mexicanos, si éste se compromete a reforzar su frontera sur.

“Esta es una página de un pacto muy largo y muy bueno entre México y Estados Unidos. Sin los aranceles no tendríamos nada”, constató Trump al mostrar el papel.

Críticos del gobernante estadounidense han destacado que el documento repite concesiones que México ya había otorgado con antelación, pero Trump se mantuvo seguro de su proceder.

“Durante mucho tiempo, muchos años, se intentó hacer lo que nosotros hemos obtenido en días. Ahora mismo están desplegando 6000 soldados a la frontera sur. ¿Ustedes creen que había eso hace dos semanas? Les voy a decir qué teníamos, nada”, aseveró.