Un incendio en la madrugada de este viernes, 8 de febrero, consumió las instalaciones donde se alojaban las categorías juveniles del club de fútbol Flamengo, en Río de Janeiro, Brasil.

10 adolescentes fallecieron a causa de las llamas y otros tres más resultaron heridos.

Los bomberos trabajan en la hipótesis de que las llamas habrían aparecido como resultado de un corto circuito ocasionado por el aire acondicionado en el “Nido del buitre”, como se le conoce a las instalaciones del centro de entrenamiento para las jóvenes promesas que el equipo tiene a las afueras de la ciudad

El Flamengo es el principal equipo de Río de Janeiro y uno de los más importantes de Brasil; este 9 de febrero iba a disputar el clásico contra el Fluminense en el estadio de Maracaná, pero el partido fue cancelado tras la tragedia.

Por su parte, la Intendencia de Río de Janeiro informó que el área de alojamiento donde se produjo el incendio, “no consta como edificada en el último proyecto aprobado por el departamento de permisos, el 5 de abril de 2018”.

Los bomberos de Río, a su vez, informaron que el local aún estaba en proceso de regularización, lo que significa que no poseía el certificado de aprobación que emiten los bomberos para que pueda funcionar.