Los visitantes que lograron hacerse con un tiquete para entrar al Museo del Palacio desafían el clima invernal mientras recorren su interior.

Para aquellos que esperan pasar por las principales atracciones turísticas de la capital durante las vacaciones del Festival de Primavera, conseguir un tiquete no es tarea fácil debido al espacio limitado dentro de las instalaciones populares.

Al inicio de las vacaciones, algunos se sorprendieron al descubrir que las entradas para el Museo del Palacio de Beijing ya se habían agotado hasta el domingo; obligándolos a encontrar otras formas de disfrutar de su tiempo libre.

El museo estableció un tope en el número de visitantes desde junio de 2015 para ayudar a controlar la multitud.

Hasta 80.000 personas pueden ingresar al complejo a diario. Desde octubre de 2017, todos los boletos deben comprarse en línea.

Las tarjetas de identificación son necesarias para comprar boletos digitales en línea, aunque todavía subsiste una pequeña cantidad de boletos en papel.

Debido a que las entradas regulares se agotaron recientemente, las entradas conmemorativas se vendieron por más de 200 yuanes ($ 30) durante las vacaciones en Xianyu.com, un importante sitio web de comercio de artículos de segunda mano.

En comparación, los boletos suelen costar solo 40 yuanes en invierno (de noviembre a marzo).

Sin embargo, los visitantes tienen muchas razones para sentirse atraídos por recorrer el palacio durante las vacaciones.

El Museo del Palacio fue el palacio imperial de China de 1420 a 1911 y también se le conoce como la Ciudad Prohibida.

Declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO y el complejo arquitectónico de madera más grande del mundo, la Ciudad Prohibida alberga más de 1.86 millones de elementos del patrimonio cultural, la mayoría de los cuales son piezas de arte y artículos de uso diario.

El tema de este año, "Celebración del Festival de Primavera en la Ciudad Prohibida", es una de las exposiciones de mayor escala en la historia de este lugar.

La exhibición en la Galería de Meridian Gate se extenderá hasta el 7 de abril. Esta combina los esfuerzos de más de 100 curadores para mostrar 885 reliquias culturales de la Dinastía Qing (1644-1911) centradas en torno al tema del Año Nuevo Lunar.

La exhibición caleidoscópica, que abarca desde rituales reales hasta entretenimiento y banquetes, complementa las tradiciones festivas de las reuniones familiares y transmite deseos de buena salud y fortuna.

Las coplas rojas de buenos augurios son omnipresentes en la Ciudad Prohibida, y contienen oraciones para la prosperidad y proverbios para alejar a los espíritus malignos.

Los aleros están decorados con faroles de estilo real en un intento por recrear un ambiente imperial por primera vez desde que la institución se convirtió en un museo público en 1925.

Las lámparas del cielo y las lámparas de la longevidad se erigieron frente al Palacio de la Pureza Celestial en la Ciudad Prohibida.

Las lámparas, todas exquisitamente decoradas, requirieron la creación e instalación de miles de trabajadores, y se utilizaron durante las celebraciones del Año Nuevo Lunar.

Sin embargo, la tradición se detuvo en 1840 cuando las arcas nacionales se vieron bajo presión.

Ren Wanping, subdirector del Museo del Palacio y curador en jefe de los eventos del Año Nuevo Lunar, aseguró que la reaparición de las lámparas decorativas simbolizan la revitalización del país.

Más de 150 marcas nacionales conocidas fueron invitadas a una plaza en la Ciudad Prohibida para participar en una feria de vacaciones que se extendió del 28 de enero al domingo.

"Tal vez, los emperadores nunca hubieran esperado que su hogar se convirtiera en un mercado lleno de vendedores y compradores", señaló Gao Zhiwei, un turista que visitó el museo el sábado. "Sin embargo, ¿tiene alguna relevancia? Es genial disfrutar del ambiente festivo y la atmósfera de la Ciudad Prohibida".

Shan Jixiang, director del Museo del Palacio, advirtió que dependiendo de los comentarios de los visitantes, las celebraciones del Año Nuevo Lunar en el lugar se conviertan o no en una rutina en el futuro.

Las multitudes de este año hablan por sí solas dando una respuesta contundente.

Por otra parte, los destinos turísticos del país recibieron 415 millones de visitas durante las vacaciones del Festival de Primavera, y el 40 por ciento de los turistas visitaron museos, comunicó el domingo el Ministerio de Cultura y Turismo.