Este miércoles, la Cámara de los Comunes aprobó una enmienda que reduce de 21 días a apenas 3 el tiempo que Theresa May, Primera Ministra del Reino Unido, tendría para elaborar un plan B para el Brexit en caso de que el acuerdo que alcanzó con Bruselas sea rechazado por el Parlamento.

Por un estrecho margen, 308 votos a favor y 297 en contra, la enmienda del diputado conservador, Dominic Grieve, fue aprobada acortando más el tiempo del ejecutivo, en cabeza de May.

La Primera Ministra ya había aplazado la votación de su plan el pasado 11 de diciembre para este 15 de enero con la esperanza de lograr algunas concesiones por parte de Bruselas, pero parece que la salida de la Unión Europea luce cada vez más complicada: no solamente no ha logrado modificar el acuerdo al que llegó con el bloque europeo, sino que además ahora el rechazo es mayor y el tiempo apremia.

La decisión final se someterá a votación el próximo martes, por ahora la derrota de May parece inminente.