Las autoridades de la región de Cataluña, en España, informaron la captura de un guardia de seguridad, sospechoso de planificar un atentado contra el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez.

Al parecer el sujeto es un diestro tirador y contaba con varias armas en su domicilio, además ya había anunciado vía WhatsApp su intención de asesinar al mandatario, así lo confirmó la policía el jueves a través de su cuenta en Twitter.

La razón según alegó el susodicho fue el proyecto de exhumar los restos del dictador Francisco Franco de su morada final en el lugar denominado Valle de los Caídos.

De acuerdo con el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, al detenido se le investiga por los delitos de conspiración para atentar contra la autoridad con uso de arma, incitación al odio, amenazas graves y tenencia de armas, municiones y explosivos.

El Gobierno ha señalado que la seguridad de Sánchez "en ningún caso se ha visto comprometida" e indicaron que "ese tipo de amenazas es una constante", por lo que es necesario "seguir trabajando por la serenidad en el debate político".

El vigilante, arrestado hace unas semanas, responde al nombre de Manuel M.S., de 63 años, con un historial de problemas psicológicos y dada la presencia de un arsenal en su vivienda el juzgado de Tarrasa dictó prisión preventiva.

La idea del Gobierno de remover los restos del dictador, a quien este admiraba, lo indignó y empezó a buscar cómplices para llevar a cabo su mortal plan en un grupo de WhatsApp. Fue precisamente una integrante de este chat quien dio cuenta a las autoridades cuando vio que el tema se tornaba serio, con insultos al líder del PSOE y solicitudes de apoyo logístico para el ataque.